Sahel – 2008 –


Sahel y el río del alma

Sahel de Malí es un país semi desierto cerca del gran río Níger. En sus bancos de oro, cerca de palmerales y campos de arroz, hay pueblos de ladrillos, poco y muy bonito. El agua da la vida ya lo largo del río Níger personas de diversos grupos étnicos tiempo has estado allí. La tradición es muy importante en estos lugares remotos y que llega a nosotros a través de usos y leyendas misteriosas. Entre las personas que viven cerca del río hay descendientes de los europeos que, hace mucho tiempo, fue a la tierra al sur del Sahara se escapa de los conflictos o en busca de “los dorados” Sudanes.Durante el siglo XVI, Ali Ben Ziyad de Toledo escribió: “Por último espero encontrar la paz en el mundo de los negros …” y de esta manera, abandonando el resto del mundo, esos hombres se instaló y se convirtió en integrarse en su nueva tierra en Sahel Armas en vivo, el descendiente de los moriscos de Andalucía y Toledo. Ellos trajeron aquí tesoros, como los libros, las bibliotecas que, como el Fondo Kati, milagrosamente escaparon de los exiliados, las guerras, los sacos y las inundaciones. De esta manera, Songhay y Tuareg viven juntos con el descendiente de andaluces y de judíos en el Sahel. La vida no es fácil, pero, como una flor en el desierto, que brilla entre belleza y tranquilidad. Es difícil describir la sensación de aislamiento y la paz profunda cuando nuestra mirada a las dunas y de las aguas del río Níger; sería conveniente, entonces, recordar a las palabras del ensayo del peul Amadou Ampatè Bah; “Quiero estar solo en la sabana que crece en las orillas del gran río. Allí los respira luz y sus rayos iluminan todo el espacio alrededor. ” Así que, por lo tanto, la luz va más allá de las sensaciones, y no sólo lo podemos ver, pero aún respira y escucharlo. Tal vez esta voz es el alma del río que susurra las memorias del antiguo pasado del hombre, en que éramos todos parte de una gran familia. Desde este punto de vista que habla y respira sube una belleza increíble, con el reflejo de lo que esta exposición está inspirado.

Irene López de Castro

Referencias de prensa: